Las concesiones de infraestructura han sido descritas como la “tercera vía” para proveer infraestructura, a medio camino entre la provisión pública y la provisión privada, supuestamente capturando lo mejor de estos polos opuestos.