Avatar de Mónica Cecilia

Mónica Cecilia

Académica, Biblioteca y Medios Educativos, Ciencias de la Educación

 

Contar con excelente personal docente en las universidades es el primer paso hacia una educación de mayor calidad, pues si se tiene educadores preparados, íntegros y comprometidos; se puede formar estudiantes con mejores actitudes y aptitudes para su desempeño profesional.

 

Para llegar a este punto, es necesario incrementar el grado de cobertura con cualidades básicas mínimas. Esto solo se puede lograr si las Universidades replantean sus proyectos educativos exponiendo sus necesidades y los cambios necesarios para incentivar la participación política.

 

En el 2009, el entonces rector de la Universidad Nacional Moises Vasserman, afirmó que la educación superior ha sido una de las más descuidadas. En ese momento, el crecimiento de matriculas estaba en un 8.87 % mientras en el 2001 y el 2008 el número promedio fue del 6%, es decir, estuvo por debajo de la media de años anteriores.

 

En su libro Universidades de Parqueadero, Francisco Núñez Lapeira asegura que “Durante los últimos 8 años, en Colombia se ha hablado de una “revolución educativa” claro que el proceso revolucionario en esta materia no se ha dado. Si bien la cifra de cobertura se ha ampliado, el déficit en calidad aún es notorio”

 

Como afirma María Fernanda Campo, en un artículo del Tiempo del 2010[i], Una educación de calidad es la que forma mejores seres humanos, ciudadanos con valores éticos, respetuosos de lo público, que conocen y respetan los derechos humanos y por lo tanto conviven en paz

 

Mejorar la educación superior es también alcanzar una educación pertinente, que sea competitiva y que contribuya a cerrar distancias de inequidad. La educación conlleva oportunidades legítimas de prosperidad centrada en la institución educativa y comprometida con la sociedad.

 

Para Francisco Núñez, las Instituciones de Educación Superior (IES) acuden a la expresión acreditación de excelencia para diferenciarse lo que podría tomarse como un  distintivo de calidad y la opinión considera que se trata de carreras calificadas, que se distinguen.

 

El docente es el actor principal en las transformaciones educativas de manera colectiva pero para que su trabajo sea exitoso debe ir de la mano con políticas de educación que destinen recursos para aumento de sueldos para los maestros, mejoramiento de las instalaciones y equipamiento.

 

Es un trabajo mancomunado, recursos bien administrados y educadores con una amplia formación y de calidad, contribuirá a formar profesionales exitosos y útiles para la sociedad.



[i] Cf. Campo, María Fernanda, Se convocará una cumbre para mejorar calidad de la educación, en EL TIEMPO, 19 de febrero de 2010, pág. 1 – 6.